Sunday, 25 July 2010

La adaptación del sistema hombre-máquina en la ergonomía

La adaptación del sistema hombre-máquina en la ergonomía




La escogencia de una de estas técnicas o de una combinación depende de un conjunto de informaciones preliminares y particulares a cada caso, que incluyen entre otros: el objetivo final que se pretende lograr, las características del trabajo involucradas en el sistema considerado, la posibilidad de acceso al sitio y al proceso de trabajo, los costos finales del proceso, el nivel de precisión exigido. En este sentido no existen unas técnicas mejores que otras, pero algunas técnicas que en ciertas situaciones y para determinados objetivos consiguen mejores resultados que otras: se debe hablar de técnicas más adaptadas, más indicadas que otras en ciertas circunstancias y no de técnicas mejores que otras.

La obtención y el análisis de datos mediante una de estas técnicas o de otras no mencionadas deben permitir al analista del trabajo elaborar un retrato de la situación tal como se presenta y efectuar un diagnóstico preciso de los problemas que estarían afectando el sistema en cuestión, sus posibles causas, sus efectos, sus acciones y la indicación de alternativas para atacar la problemática particular detectada.

El producto de este análisis del trabajo o de la demanda, en general, incluye otras informaciones particulares: Descripción de las tareas y operaciones desarrolladas en el sistema dado, el ambiente físico del trabajo, las relaciones con otros subsistemas, los posibles riesgos de cualquier naturaleza relacionados con ese trabajo, los movimientos y posturas adoptados por el sujeto, las fuentes de información que alimentan el trabajo, procesamiento de esa información, la acción del sistema y de otros que tienen fronteras comunes con él, las exigencias generales que el trabajo presenta a los desempeñantes de los puestos relacionados con él, la definición exacta de los problemas encontrados y las posibles líneas generales de solución de los mismos.

Después de estas informaciones se puede pasar a una segunda gran fase del proceso de ergonomización de un sistema dado de trabajo que comprende inicialmente la propuesta de algunas alternativas capaces de solucionar los problemas identificados por el análisis del trabajo, siempre de acuerdo con el diagnóstico efectuado y con los criterios definidos en la etapa anterior. Las propuestas naturalmente no son buenas ni malas en principio pero necesitan ser verificadas y probadas en sus reales capacidades de solución a los problemas.

De aquí emerge un primer problema relacionado con la tendencia en nuestro medio, de adoptar inmediatamente una solución a un problema cualquiera, sin dar mucha importancia a los aspectos de experimentación y verificación de la aplicabilidad de la solución para el caso particular. No se trata, sin embargo, de intentar una solución por ensayo y error. Al contrario, para evitar la adopción de una medida que puede no ser la mejor para el caso se propone más de una constatación para verificar su eficacia. Se sabe que las soluciones ergonómicas son siempre Experimentales, es decir, necesitan ser puestas en práctica y validadas para después recomendar su implantación definitiva.

Esas soluciones pueden involucrar desde el proyecto de un simple banco de un sólo pie que, amarrado a la cintura del sujeto, permite el fácil manejo al ordeñador, en el ordeño manual de una vaca, hasta el proyecto ergonómico de un complejo panel con indicadores y controles en una central nuclear. Como no es la sofisticación del sistema lo que garantiza su ergonomización, hay necesidad de hacer la distinción entre Ergonomía y automatización. La sustitución del hombre en un trabajo dado por un proceso automático no es necesariamente Ergonomía, pero sí la adaptación del sistema hombre-máquina en la ergonomía y para éstos pueden presentarse soluciones simples o altamente sofisticadas en el plano tecnológico, pero siempre pensando en la adecuación y no en la sustitución del sujeto que trabaja.

No comments: